La semana pasada presentábamos nuestros diseños de la colección REBEL, una línea de vestidos de seda, en este caso seda orgánica “Peace Silk”. Hemos hablado anteriormente de nuestra apuesta por los tejidos sostenibles en nuestras colecciones y hablamos también sobre la diferencia entre el cultivo del algodón convencional frente al algodón orgánico. Hoy, al hilo de esta nueva colección Rebel, queremos contaros qué es la seda denominada “Peace Silk”.

Al igual que con otros materiales y proveedores que hemos ido encontrando, conocimos de la existencia de la seda pacífica gracias a al curso de Tejidos Sostenibles realizado con Slow Fashion Next, donde conocimos los procesos de cada tejido y las alternativas más sostenibles y respetuosas a éstos. Así, dimos con la seda de la paz o no violenta, obtenida de forma pacífica, sin sacrificar los gusanos de seda para su obtención.

La seda es una fibra que proviene de los capullos que crean los gusanos de seda, como su propio nombre indica. El proceso de elaboración del capullo dura entorno a dos semanas, y una vez formado se procede al proceso de obtención del hilo. Lo que no nos cuentan, o no todos sabemos, es que para la elaboración de la seda convencional, los capullos se sumergen en grandes tanques de agua hirviendo con la crisálida todavía dentro. Con este proceso se consigue reblandecer el capullo y con el gusano ya muerto, se desenrolla y se obtiene el hilo.

La seda pacífica, también es conocida como “Ahimsa”, que significa no-violencia en Sánscrito. Uno de los pioneros y propietario de la patente de la producción de “Peace Silk” es Kusuma Rajaiah dueño de Ahimsa Silks que, siguiendo a las ideas de Mahatma Ghandi y su actitud hacia los seres vivos y la naturaleza, decidió crear su propia alternativa para elaborar seda, defendiendo el respeto y evitando la muerte violenta a todo tipo de especies.

El objetivo no es más que evitar la violencia para con estos seres, respetar su ciclo de vida y no matarlos antes. Por lo tanto, en el proceso se espera a que la oruga salga del capullo ya convertida en polilla para proceder a la obtención del hilo. El proceso es más lento obviamente, los capullos se dañan por la eclosión, por lo que el hilo es más corto y la extracción más compleja, pero el resultado es el mismo y no a costa de un procedimiento violento o poco ético.

Las dos sedas son iguales en términos de calidad, brillo y caída. La única diferencia, aunque importante, es la elaboración que responde a procedimiento más o menos éticos o respetuosos con estos insectos o animales. Teniendo en cuenta que la moda sostenible se fundamenta en el respeto al medio ambiente y las especies, es importante que la violencia no esté presente en estas prácticas cuando existen opciones más éticas y respetuosas. ¿Son más costosas? Depende desde la perspectiva desde la que lo mires y a costa de qué o de quién se produzcan. Es trabajo de todos apostar por alternativas más sostenibles, siempre.

Comentarios

There are no comments yet.

Deja un comentario